Sociedad Paralela Vs Totalitarismo

Marcelo Mazza
8 min readOct 23, 2023

Captions from video https://www.youtube.com/watch?v=wJr7awWGWAo

Translated with ChatGPT.

"La verdadera pregunta es si el ‘futuro más brillante’ siempre está tan distante. ¿Y si ha estado aquí desde hace mucho tiempo, y solo nuestra propia ceguera y debilidad nos han impedido verlo a nuestro alrededor y dentro de nosotros, y nos han impedido desarrollarlo?”

Vaclav Havel, El Poder de los Sin Poder

A lo largo del mundo, una confluencia de factores está desestabilizando el tejido de la sociedad. Muchas instituciones gubernamentales son corruptas hasta la médula. Muchos políticos están tan desconectados de la realidad que ven como enemigos a aquellos que buscan la libertad. Los medios de comunicación convencionales se han convertido en el brazo de propaganda del gobierno, cuyo objetivo principal es aumentar el poder estatal. Para empeorar las cosas, las economías globales han sido devastadas por políticas gubernamentales destructivas, y si bien la impresión desenfrenada de dinero ha creado un espejismo de estabilidad económica, este espejismo se está desvaneciendo rápidamente en una realidad fea.

Los políticos nos dicen que si estamos insatisfechos con la forma en que somos gobernados, podemos expresar nuestro descontento en las urnas o incluso postularnos para un cargo. Pero esto supone que el ideal democrático es la mejor manera de devolver la libertad a un mundo no libre.

Esta suposición pasa por alto la influencia corruptora del poder estatal.

Olvida que la masiva clase burocrática que opera muchas de las palancas del gobierno no se reemplaza mediante elecciones.

Y finalmente, esto supone que el poder estatal es la solución a lo que aqueja a la sociedad.

Tal vez el poder estatal es el veneno que la esté destruyendo.

Una solución más práctica a lo que aqueja al mundo moderno puede ser permitir que el peso muerto del Estado colapse sobre sí mismo, como inevitablemente lo hará, y suavizar el impacto de este colapso mediante la creación de una sociedad paralela.

En este texto exploraremos qué es una sociedad paralela, cómo desempeñó un papel fundamental en la caída del comunismo en Europa del Este y cómo la creación de una sociedad paralela puede ser nuestra mejor oportunidad de devolver la libertad a un mundo autoritario y enloquecido.

“Si resulta imposible cambiar legalmente la forma en que nos gobierna el poder establecido, y si, por diversas razones, quienes rechazan ese poder no pueden o no desean derrocarlo por la fuerza, entonces la creación de una [sociedad] independiente, alternativa o paralela es la única solución digna…”

Ivan Jirous, Polis Paralela: Una Investigación

La base de la sociedad paralela nació en la mente de Ivan Jirous, un poeta checo y director artístico de la banda de rock Plastic People of the Universe. Después de que miembros de esta banda fueran arrestados en 1967 por negarse a seguir la línea del gobierno, Jirous llamó a la comunidad de artistas checos a crear sellos discográficos, editoriales, salas de conciertos, exposiciones de arte y otras infraestructuras similares que existieran independientemente de la sociedad convencional y fuera del alcance del Estado comunista.

Jirous hipotetizó que si se creaba suficiente infraestructura, una “sociedad independiente” se formaría de manera espontánea y funcionaría como un bolsillo de libertad creativa en una sociedad altamente oprimida. Jirous definió la sociedad independiente como “una [sociedad] no dependiente de canales oficiales de comunicación ni de la jerarquía de valores del establecimiento” y, como explicó más adelante:

“…la ‘sociedad independiente’ no compite por el poder. Su objetivo no es reemplazar a los poderes establecidos por un poder de otro tipo, sino más bien, bajo este poder, o junto a él, crear estructuras que respeten otras leyes y en las que la voz del poder gobernante se escuche solo como un eco insignificante de un mundo organizado de manera completamente diferente.”

Ivan Jirous, Polis Paralela: Una Investigación

La idea de Jirous llamó la atención del filósofo y matemático católico checo Vaclav Benda. Benda vio en esta idea las semillas de una solución no violenta a la destructividad del comunismo.

Sin embargo, para que la sociedad independiente tuviera un impacto social y político en el mundo real, necesitaba extenderse más allá del ámbito de la música y las artes. Ya que la burocracia asfixiante y la mano pesada del gobierno comunista sofocaban todas las áreas de la vida.

Así que Benda acuñó el término “sociedad paralela” para referirse a todas las estructuras sociales, culturales y económicas que existían sin restricciones por parte del Estado.

Llamó a tales estructuras “estructuras paralelas” y en el apogeo de la opresión política a principios de los años setenta, Benda instó a los ciudadanos checos a comenzar a crear “formas de educación y ciencia y becas paralelas”, “estructuras políticas paralelas”, una “red de información paralela” y mercados paralelos libres que formen una “economía paralela”.

Y como explica H. Gordon Skilling:

“Describiendo las estructuras paralelas que habían surgido o podrían surgir en el futuro, Benda argumentó que… estas podrían gradualmente reemplazar o al menos humanizar las estructuras oficiales existentes.”

H. Gordon Skilling, Libertad Cívica en Europa Central

La razón detrás de la creación de estructuras paralelas y la sociedad paralela era simple: dado que el gobierno comunista tenía un monopolio sobre la fuerza y era demasiado poderoso para desafiarlo directamente, era mejor alejarse de él y desafiarlo ignorándolo tanto como fuera posible.

En lugar de intentar eliminar las estructuras estatales opresivas, era mejor construir mejores que pudieran funcionar como alternativas o reemplazos del sistema del establishment que estaba en proceso de morir.

Un conocido disidente comunista, Jacek Kuron, capturó esta lógica en 1980 cuando respondió al incendio de la sede del comité comunista declarando: “dejemos de quemar comités, construyamos los nuestros”. O como explicó Ivan Jirous:

“La [sociedad paralela] comenzó en actos espontáneos de autodefensa mutua en diferentes partes de la sociedad. Los que participan son personas activas que ya no pueden soportar mirar pasivamente la decadencia general… la rigidez, la burocracia y la sofocación de cada idea viva o señal de movimiento en el ámbito oficial. Y como estas personas tarde o temprano reconocieron que los esfuerzos por lograr las más mínimas mejoras en el ámbito oficial eran ejercicios inútiles, fue solo cuestión de tiempo antes de que dijeran: ¿por qué no invertir nuestros talentos, habilidades, buena voluntad y entusiasmo en algo que nadie podrá corromper, y sobre lo cual podremos decidir nosotros mismos al final?”

Ivan Jirous, Polis Paralela: Una Investigación

La sociedad paralela proporcionó a las personas los medios para expresarse libremente sin temor a la censura y para alcanzar sus objetivos sin lidiar con la burocracia sofocante del Estado. Además, las personas sentían que al recurrir a las estructuras paralelas y alejarse de las estructuras que funcionaban como vehículos del Estado, estaban influyendo positivamente en la sociedad.

La sociedad paralela sirvió como una fuente muy necesaria de esperanza en una sociedad que había sucumbido a la apatía debido a décadas de gobierno comunista. Y en la segunda mitad de los años setenta y durante la década de 1980, esta esperanza inspiró a innumerables personas en toda Europa del Este, y la sociedad paralela se infiltró en muchas áreas de la cultura y la economía.

“…incluso mis expectativas más audaces han sido considerablemente superadas… ya no es necesario demostrar que la sociedad paralela es posible.”

Vaclav Benda, Polis Paralela: Una Investigación

A finales de la década de 1980, la sociedad paralela en Europa del Este se había vuelto tan fuerte, descentralizada y desvinculada del Estado que las autoridades comunistas perdieron su control sobre el poder:

“La revolución que se extendió por Europa del Este en los últimos meses de 1989 fue un producto espontáneo del masivo descontento y del anhelo de libertad de los pueblos de esos países. También fue la culminación de las actividades independientes de muchos ciudadanos mientras buscaban defender sus derechos contra el sistema de partido-estado y crear una sociedad paralela o independiente como desafío y alternativa a él.”

H. Gordon Skilling, Libertad Cívica en Europa Central

Uno de los ejemplos más famosos de una estructura paralela fue la industria cinematográfica clandestina en Rumania.

El dictador comunista Nicolae Ceausescu prohibió la posesión y distribución de películas occidentales, sin embargo, el empresario Teodor Zamfir creó un vasto mercado clandestino que contrabandeaba películas occidentales al país y luego las traducía y doblaba al rumano.

La demanda de las películas creció rápidamente y a medida que el pueblo rumano se familiarizó con la cultura occidental, abrió los ojos ante la magnitud de su propia opresión. Como lo expresó un disidente rumano: “Las semillas de la libertad que fueron plantadas por las películas de video crecieron”.

Zamfir hizo una fortuna con el mercado paralelo que creó y se convirtió en uno de los hombres más poderosos de Rumania. En una entrevista para un documental de 2015, Zamfir explicó:

“Durante la revolución de 1989, todos estaban en las calles porque sabían que había una vida mejor ahí fuera. ¿Cómo? Gracias a las películas.”

Teodor Zamfir, Chuck Norris vs. el Comunismo

Dadas las mejoras tecnológicas y la capacidad de difundir información, bienes y servicios en todo el mundo, el potencial para crear una variedad de estructuras paralelas, tanto a nivel local como global, es significativamente mayor hoy que en la Europa del Este comunista.

Entonces, en lugar de esperar pasivamente a un salvador político que nos traiga la libertad y nos salve del colapso de la sociedad, una estrategia más realista es participar activamente en la construcción de una sociedad paralela.

“…debemos crear todo tipo de estructuras paralelas independientes, es decir, estructuras no manipuladas por el poder totalitario…”

Martin Palous

Contribuir a la creación de una sociedad paralela podría significar, entre muchas posibilidades, consumir medios independientes en lugar de medios convencionales, utilizar medios alternativos de intercambio en lugar de monedas respaldadas por el gobierno, utilizar plataformas de redes sociales y estructuras digitales descentralizadas que promuevan la libertad de expresión, o apoyar negocios locales en lugar de corporaciones globales que promuevan la agenda del establecimiento político.

Podría implicar la creación de comunidades autosostenibles, realizar investigaciones científicas o becas libres de presiones institucionales o consumir y crear recursos educativos, arte, música o literatura que no obedezcan el statu quo del establecimiento.

Cualquier acción o empresa que amplíe el ámbito de la libertad mientras evade creativamente la censura y el control autoritario o totalitario de arriba hacia abajo es un beneficio para la sociedad paralela.

Como Egon Bundy, una de las figuras principales de la resistencia checa, explicó:

“Cuando la actividad de quienes se oponen al establecimiento se articula, será en formas, métodos e ideas totalmente desconocidos, incomprensibles e inaceptables para los miembros del establishment, y así debería ser.”

Egon Bundy, Libertad Cívica en Europa Central

Una vez que una sociedad paralela está suficientemente establecida, una sociedad ya no está bajo el mismo peligro grave que cuando depende únicamente de las estructuras e instituciones que son apéndices del Estado tiránico.

Si estas estructuras del establishment colapsan, las estructuras paralelas suavizarán el impacto de un colapso económico o social. Además, las estructuras paralelas atienden a las necesidades y deseos auténticos de las personas en lugar de la clase política, por lo que tienden a promover más la vida que las estructuras del establishment.

A medida que las estructuras paralelas se desarrollan y se solidifican, cada vez más personas se vuelven instintivamente hacia ellas y, a medida que la sociedad paralela se expande, también lo hace la esfera de la libertad cultural, económica y política.

“…una [sociedad paralela] genuina, por un proceso de metástasis, penetraría en todas las estructuras sociales importantes.”

Milan Šimečka, Polis Paralela: Una Investigación

Y como explica Vaclav Havel:

“La fase final de este proceso es la situación en la que las estructuras oficiales… simplemente comienzan a marchitarse y desaparecer, para ser reemplazadas por nuevas estructuras que han evolucionado desde ‘abajo’ y que se ensamblan de una manera fundamentalmente diferente.”

Vaclav Havel, El Poder de los Sin Poder

En 1988, un año antes de que el comunismo colapsara en Europa del Este, Ivan Jirous reflexionó sobre el crecimiento de la sociedad paralela y sobre los dramáticos cambios sociales que seguían en su estela.

“La [sociedad paralela] ha demostrado su valía y es la única estructura significativa que las personas pueden crear si no desean seguir siendo meros apéndices de las estructuras políticas y sociales creadas por el poder gobernante.”

Ivan Jirous, Polis Paralela: Una Investigación

Publicado el 22 de Octubre de 2023, 21:10hs, Buenos Aires, Argentina.

--

--